Volver a la lista

En paz consigo mismo y con los otros

Compartilhar:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) Brasil es el país con el mayor número de personas deprimidas de América Latina. Fueron diagnosticadas 11.5 millones de personas.

Si ha consultado al médico y a pesar de eso se sigue sintiendo triste y desanimado(a), existen diversos recursos para tratar de sentirse mejor. La actividad física es uno de ellos.

Ricardo Muotri, especialista en Educación Física Adaptada y Salud, afirma que el ejercicio físico ayuda a conocernos, probar los propios límites y aumentar el autoestima.

¿Sabe, cuando se pierde una apuesta y la multitud canta: “Vale, vale, sabemos que intentaste”? Este apoyo nos hace aprender a enfrentar mejor la frustración de una derrota, gracias al apoyo del grupo. Comprender la importancia del trabajo en equipo es otro aprendizaje que se puede (y debe) tomar para el día a día, dejando todo más fácil. Además de aprender a lidiar con las diferencias, que es también una victoria personal del deporte.

La mayoría de las personas se preocupa principalmente con la estética cuando se piensa tener una rutina más activa, pero para la profesora del Departamento de Pedagogía del Movimiento del Cuerpo Humano, Yara Maria de Carvalho, en primer lugar usted necesita pensar en los valores que el deporte trae. “Defiendo el deporte que asigna valores de cooperación, compromiso y solidaridad y no exclusión y aislamiento”, dice.

En cada etapa de la vida, cambiamos, tenemos otras necesidades y valores, en este sentido el ejercicio contribuye de diversas maneras. En la niñez se necesita aprender más sobre los límites, por lo que Ricardo cree que el deporte colectivo tiene más ventajas en este grupo de edad, una vez que trabaja la socialización.

Para la tercera edad, la actividad física es una de las maneras de prevenir las diversas enfermedades que afectan a este grupo de edad. El especialista sostiene que las prácticas individuales son más interesantes en estos casos, porque es más fácil definir la intensidad y duración del ejercicio.

Ahora ya sabe qué hacer, pero ¿si de repente surge una excusa y acaba renunciando? Ricardo también da consejos para ser constante:

1. encontrar un deporte que disfrutar o tener un buen grupo para motivarse.
2. trazar metas pequeñas. Objetivos muy complejos le pueden frustrar.
3. crear motivaciones individuales que puede ser el propio placer de la actividad o una recompensa.

Lo importante es disfrutar lo que se practica. Cuando lo hacemos por placer, es más fácil crear estrategias para no darse por vencido cuando el día está frío; vencer la pereza o un dolor de cabeza o cualquier otro bloqueo. Yara afirma, además, que  existen más de 300 prácticas corporales para testar y muchas formas de cuidarse, y concluye: “lo esencial es no imponer límites físicos y utilizar la inteligencia del cuerpo”.